[Visto en 2015]
Quizá hayáis visto esas curiosas imágenes de Tbilisi, o Tiflis si preferís la antigua denominación, con un hipopótamo paseándose por las calles, mientras algunos lobos, tigres, osos y panteras siguen sueltos. Es una consecuencia de las inundaciones que han devastado la capital de Georgia, destrozando el zoo. El patriarca de la iglesia ortodoxa, Ilia II, lo tiene claro: la culpa es de los comunistas, porque el zoo se construyó con el dinero recaudado al fundir las campanas y cruces de las iglesias tras el triunfo del comunismo. Ahora hay que purgar este pecado y construir el zoo en otro sitio -lejos del río, espero-. En el vkontakte (facebook ruso) de Borotba me ha gustado un comentario de alguien que da un consejo al hipopótamo escapado (por cierto, hipopótamo en ruso tiene un nombre muy hobbesiano: begemot, o séase, behemoth, como el monstruo citado en el libro de Job): “Detenerse a medio camino es el error de todos los fugitivos. ¡Hipopótamos, si tenéis suerte, corred con todas vuestras fuerzas, corred de noche y escondéos durante el día!”.

https://embed.theguardian.com/embed/video/world/video/2015/jun/14/hippopotamus-zoo-animals-escape-after-flooding-tbilisi-video

Anuncios

Acerca de Carlos Valmaseda

Trabajo como bibliotecario en el Instituto Cervantes. Tras vivir en Moscú y Manila actualmente resido en Nueva Delhi.
Enlace | Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s