Novorosía lucha por una república social

[Traducido en 2014]

Novorosía lucha por un estado social. Sobre esto se habla en el “Manifiesto del Frente Popular para la Liberación de Ucrania, Novorosía y Rus Subcarpática”, hecho público el 14 de julio. Este documento importante para las fuerzas de oposición fue trabajado con anterioridad, el 7-8 de julio en Yalta en la conferencia internacional “La crisis mundial y el conflicto en Ucrania”, organizada por el Instituto de Globalización y Movimientos Sociales (IGSO), el Centro de Coordinación y Apoyo “Nueva Rus” y la Fundación “Osnobanie” [Base], consagrada a los problemas y las tareas de la lucha contra las nuevas autoridades de Kiev, y llamada a decidir las tareas concretas del movimiento.

La lucha por Novorosía entró en julio en una nueva fase aguda. Mientras Igor Strelkov desarrollaba la limpieza de la “quinta columna” en Donetsk, en Yalta se desplegaba otro trabajo. Allí se reunieron conocidos economistas, sociólogos y politólogos de la UE, los EEUU, Canadá e India, líderes y expertos novorusos, rusos, ucranianos y de los Cárpatos. Hasta allí enviaron representantes comités de ayuda a las repúblicas novorusas de varios países. Y una de las tareas importantes de la conferencia fue el fortalecimiento de la ayuda internacional de las fuerzas antifascistas de la antigua Ucrania, cuando la batalla por Donetsk y Lugansk era prácticamente inevitable.

El coordinador de la campaña británica de solidaridad con la resistencia antifascista en Ucrania, Richard Brenner, dijo que la lucha en el Sud-Este de Ucrania tiene un significado fundamental para toda Europa. En palabras del representante del Comité Sueco de Amigos del Este Tord Bjork, la tarea de las fuerzas progresistas de todo el mundo es detener la guerra y detener el fascismo, como las abuelas del Donetsk detuvieron los tanques ucranianos.
En el foro de desarrollaron discusiones sobre las raíces económicas mundiales de la catástrofe ucraniana. “La destrucción intencionada de la clase media en los EEUU y Europa por los intereses de las corporaciones transnacionales ha engendrado una larga crisis y ha puesto a descubierto el eslabón débil de la economía europea: Ucrania”, -observó el economista estadounidense Jeffrey Sommers-. Recordó que en diciembre de 2013 y junto a colegas del IGSO en Moscú presentó el trabajo de análisis “Ucrania, la UE y la Asociación Transatlántica de libertad de comercio” -anticipo de la actual catástrofe que ha caído sobre la economía ucraniana.
Los participantes en la conferencia llegaron a la conclusión de que la lucha de Novorosía y otras regiones de la antigua Ucrania tiene una enorme importancia internacional. “La crisis de hegemonía de los EEUU agudiza las contradicciones en Eurasia -dijo Radik Desay, economista hindú y figura pública. Esforzándose por mantener el control sobre estos procesos, Washington actúa cada vez más duramente, pero dirige cada vez menos las consecuencias”. En palabras del director del IGSO Borís Kagarlitsy, en estos acontecimientos en Novorosía ha empezado una insurrección dirigida tanto contra las autoridades banderistas como contra los políticos “europeizadores” devastadores para el pueblo y las empresas. Y esto es una señal a todos los pueblos oprimidos de la Unión Europea.
“Nuestro objetivo inmediato es detener la guerra -subrayó Roger Annis, coordinador de la campaña en apoyo de la República Popular de Donetsk en Canadá.- Pero sabemos que es necesario forzar la retirada de Kiev, y no persuadir cínicamente a la resistencia para que deponga las armas, como hacen algunos “luchadores por la paz”. En palabras de participantes novorusos y de la zona de los Cárpatos en la discusión, actualmente tiene gran importancia la denuncia de las mentiras del régimen banderista puesto que la prensa extranjera se hace eco de ellas y las difunde.

 

Una parte importante del tiempo en la conferencia estuvo dedicado a la búsqueda de una vía de cambio de la situación. “Las guerras civiles se ganan en la retaguardia del enemigo y en la propia -dijo uno de los participantes, llegado de Donetsk.- Ahora reina el orden entre nosotros. Si conseguimos la victoria en la inminente campaña de verano la propaganda de la Junta ya no será tan efectiva. El pueblo se cansa de la guerra incluso en la región de Lvov. Nos escuchan, pero lo más importante es que entiendan y apoyen porque luchamos por la justicia.”

Según las declaraciones de la conferencia, la lucha actual es por la liberación de toda Ucrania de los oligarcas, el terror y el fascismo. Se ve como parte de la oposición europea al neoliberalismo y la “dura economía” antisocial. En estas condiciones es extraordinariamente importante establecer campañas amplias de solidaridad con Novorosía en Occidente.
Como conclusiones de la discusión sobre los orígenes de la crisis ucraniana los participantes firmaron la declaración de Yalta:
En Ucrania se desarrolla una catástrofe humanitaria global con violaciones masivas de los derechos humanos.
El gobierno que llegó al poder en Kiev en febrero de 2014 lleva a cabo una dura operación militar en el sud-este del país.

 

El acuerdo de asociación con la Unión Europea, firmado por este gobierno el 30 de junio, y las duras medidas económicas a él vinculadas llevará a una aguda disminución del nivel de vida y la destrucción de la industria concentrada en las regiones sudorientales de Ucrania. El gobierno incluye ministros de partidos ultraderechistas y una de las medidas, que demuestra el extremismo de las nuevas autoridades, fue el intento de establecer la lengua ucraniana como única lengua oficial del país, lo que  conculca los derechos de millones de ciudadanos, hablantes en ruso, húngaro y otras lenguas.
Este gobierno derechista fue reconocido inmediatamente por los EEUU, Gran Bretaña y la Unión Europea y pronto consiguió un amplio apoyo financiero, diplomático y militar. Los gobiernos occidentales planean abrir el mercado ucraniano a la inversión del capital extranjero. Los EEUU prosiguen su viejo proyecto de debilitamiento de la influencia rusa en Eurasia, reuniendo a los países vecinos en la órbita de la OTAN, lo que provoca una ulterior desestabilización de la región.
Quienes no están de acuerdo con el gobierno de Kiev son arrestados, encarcelados, obligados a abandonar el país y asesinados. Uno de los peores ejemplos de esta violencia es el asesinato de, como mínimo, 48 ciudadanos levantados contra el fascismo en Odesa el 2 de mayo.
La gente en el sud-este de Ucrania buscaron defensa ante la violencia del nuevo gobierno de Kiev. Sus manifestaciones pacíficas contra las duras medidas económicas y la petición de autonomía se encontraron con la violencia de bandas armadas, grupos paramilitares fascistas y la Guarda Nacional, muchos de cuyos miembros salieron de los partidos ultraderechistas. En el referendum de mayo en las regiones de Lugansk y Donetsk una abrumadora mayoría votó por la autodeterminación y la proclamación de las repúblicas populares autónomas.
A medida que el gobierno de Kiev intenta volver las regiones sublevadas, aplasta a sus propios ciudadanos y les priva del acceso a alimentos, agua y medicinas.
Nosotros, representantes del pueblo de la Ucrania del sud-este y central y delegados de organizaciones internacionales de solidaridad con las fuerzas de oposición de Ucrania, llamamos a acciones urgentes en todo el mundo. Exigimos:
  • El cese inmediato de las acciones militares del gobierno de Kiev;
  • Conversaciones directas entre Kiev y representantes de las repúblicas de Donetsk y Lugansk;
  • La creación de un movimiento internacional de solidaridad que responda a las necesidades urgentes y a largo plazo de la gente que se encuentra en la zona de acciones militares, a reunido fondos para la ayuda humanitaria y el apoyo no violento a los ciudadanos en su lucha política, y también ha denunciado los acontecimientos sucedidos en el sud-este de Ucrania;
  • La investigación internacional de las violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra;
  • El cese de las actuales duras medidas políticas económicas y la prohibición de las planeadas;
  • El cese del apoyo militar al gobierno de Kiev de la OTAN, la Unión Europea y los EEUU;
  • El cese inmediato de las actuaciones de la OTAN en Ucrania, la Europa central y oriental, dirigidas a dispensar ayuda material y moral al gobierno de Kiev; y
  • La protesta internacional contra la cumbre de la OTAN en Gales en septiembre de 2014.
Han firmado la declaración Alan Freeman (Reino Unido), Radhika Desai (Canadá), Richard Brenner (Reino Unido), Hermann Dworczak (Austria), Jeffrey Sommers (USA), Roger Annis (Canadá), Tord Björk (Suecia), Kai Ehlers (Alemania), Boris Kagarlitsky (Rusia), Vasiliy Koltashov (Rusia), Alla Glintchikova (Rusia), Vladimir Rogov (Ucrania), Aleksei Anpilogov (Ucrania), Aleksei Albu (Ucrania), Yana Manuilova (República Popular de Donetsk), Anastsia Pyaterikova (República Popular de Lugansk), y también las organizaciones ucranianas: Centro para la Coordinación y el Apoyo de la Federación Ucraniana, la Unión de Ciudadanos Ucranianos, el Partido político Borotba, la Guardia Eslava (Zaporozhe), Unidad Popular (Kharkov), Guardia de Lugansk y Grupos de Iniciativas Antifascistas de Resistencia de Sum, Kiev, Dnepopetrovsk, Zaporozhe y Odesa.
Anuncios

Acerca de Carlos Valmaseda

Trabajo como bibliotecario en el Instituto Cervantes. Tras vivir en Moscú y Manila actualmente resido en Nueva Delhi.
Esta entrada fue publicada en Política, Ucrania. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s