Un par de cosas sobre Ucrania

[Traducido en 2015]
Hace tiempo que no os envío nada sobre Ucrania. 
 
Es muy probable que Minsk 2 no sea más que una breve tregua y pronto se reanuden los combates. O al menos eso es lo que piensan todos los que leo sobre el conflicto. La situación puede empeorar rápidamente y quizá os parezca interesante conocer la visión más o menos “oficiosa” de la Rusia de Putin. Os paso un par de textos al respecto, aunque un poco “excéntricos”. El primero es un post de Facebook de un diplomático y diputado de Rusia Unida, el partido de Putin. Se trata de Sergey Markov y aquí podéis ver su biografía para que os hagáis una idea del personaje: https://en.wikipedia.org/wiki/Sergey_Alexandrovich_Markov -en ruso es bastante diferente, no tan crítica-. El texto lo vi en la página de Colonel Cassad, un más o menos izquierdista autoproclamado “megáfono de propaganda totalitaria” 😀
Esta sería la traducción: 
“Se están produciendo cambios muy rápidos de los que muchos no se dan cuenta. Los medios de comunicación rusos muestran un aumento del caos en Ucrania, pero eso no es así. Hay una clara distancia entre la propaganda y la realidad. El caos de las bandas neonazis era antes. Pero ahora en Ucrania se está produciendo un rápido fortalecimiento de un estado policial. La junta bajo la dirección de consejeros de los EEUU ha liquidado efectivamente al autónomo Kolomoiski, que controlaba unas cuantas regiones importantes. Ahora se procede con fuerza a controlar los batallones neonazis. Se eliminan todos los puntos potenciales de descontento. Se ha creado un sistema total de propaganda. Un poco más y las multitudes en las calles y en los estudios de televisión pedirán bombardeos y ataques terroristas. No tienen un apoyo masivo, pero no hace falta en las condiciones de una dictadura policial. La Junta lleva a cabo con firmeza la movilización y se enviará con firmeza a los soldados a la guerra. Cambian rápidamente los cuadros militares. Nuevos altos oficiales de la SBU Y del Ministerio del interior están preparados para luchar contra Rusia, preparados para disparar a las manifestaciones, preparados para organizar y llevar a cabo actos terroristas. Así la Junta se prepara para la posibilidad de revueltas del hambre. El ejército se fortalece sin cesar. Dentro de un año en las fronteras de Rusia y el Donbás habrá un ejército entrenado de medio millón de soldados, preparado para inundar en sangre el Donbás y Transnistria, Crimea y Kubán. Su núcleo estará formado por mercenarios extranjeros de compañías militares privadas encuadrados como voluntarios y armados con nuevas armas occidentales, y también fuerzas especiales ucranianas, con experiencia militar y entrenados por instructores americanos y británicos. A Ucrania la adiestran como un bull terrier, haciendo de ella un instrumento vivo de muerte. Minsk 2 es solo una pantalla tras la que se oculta la formación de la infrastructura de una gran guerra, que se planifica empezar contra Rusia en vísperas de las elecciones del año 16. El tiempo va en contra nuestra. El régimen de ocupación lo lleva a efecto cada vez con más eficacia y la garra no cederá. Es necesario tener la valentía de enfrentarse a esta verdad.”
 
El segundo texto es de un espía, director de uno de los servicios de inteligencia, el Instituto Ruso de Investigación Estratégica, y por lo tanto habrá que poner en cuarentena lo que cuenta, que será lo que quiera que creamos. Aún así, me parece significativa la importancia que le dan a la situación en Ucrania. Parecen considerarlo, literalmente, una cuestión de vida o muerte. Está en inglés, así que solo os paso traducida la parte que me parece más significativa:
 
“–¿Cómo cree que se desarrollarán los acontecimientos en Novorosía en la primavera y el verano? ¿Habrá una nueva campaña militar?
-Por desgracia la probabilidad es muy alta. Hace solo un año la idea de la federalización de Ucrania era factible. Pero ahora a Kiev solo le sirve la guerra. Solo un estado unitario. Por diversas razones. La principal es que el país es dirigido ahora por gente ideológicamente antirusa, que no están simplemente subordinados a Washington, sino que en realidad están comprados y pagados por aquellas fuerzas que se ocultan tras el gobierno de los EEUU.
 
–¿Y qué necesita este famoso “gobierno mundial”?
– Es más fácil decir lo que no necesitan: no necesitan una Ucrania federal. Un territorio así sería difícil de controlar. Sería imposible desplegar sus bases militares, un nuevo sistema de misiles balísticos. Y tales planes existen. Desde Lugansk y Kharkov los misiles tácticos de crucero pueden llegar más allá de los Urales, donde se encuentran nuestras principales fuerzas nucleares de defensa. Y pueden alcanzar misiles balísticos situados en silos y en dispositivos móviles en su trayectoria ascendente con un 100% de probabilidad. Actualmente este área no es accesible para ellos ni desde Polonia ni desde Turquía ni desde el Sudeste Asiático. Este es el objetivo principal. Así que los EEUU lucharán por el Donbás hasta el último ucraniano.
– ¿Así que no se trata de los depósitos de gas de esquisto que se encontraron en este territorio?
-Su objetivo estratégico principal es una Ucrania unida bajo su pleno control para luchar contra Rusia. Y el gas de esquisto y las tierras cultivables son solo un bonus agradable. Una ganancia colateral. Mas un serio golpe a nuestro MIC debido al corte de los vínculos entre el MIC de Ucrania y el de Rusia. Esto ya se ha cumplido.
– ¿Nos ganaron: el “hijo de puta” Yanukovich tuvo que ser evacuado con la ayuda de las tropas especiales y Washington colocó a sus propios “hijos de puta”?
-Desde el punto de vista estratégico-militar, por supuesto que nos ganaron. Rusia consiguió una “compensación”: Crimea. Hay compensación: la resistencia por parte de los residentes del sudeste de Ucrania. Pero el enemigo ya ha conseguido un territorio enorme, que era parte de la Unión Soviética y del Imperio Ruso.
 
–¿Qué vamos a ver en Ucrania este año?
-El proceso de semidesintegración o incluso de completa desintegración. Muchos siguen silenciosos ante un verdadero nazismo. Pero la gente que comprende que Ucrania y Rusia están fuertemente conectadas todavía no ha dicho su última palabra. Ni en Odessa, ni en Kharkov, ni en Zaporozhye, ni en Chernigov. Este silencio no será eterno. Y la tapa de esta olla inevitablemente saltará.

– ¿Y cómo se desarrollarán las relaciones entre Novorosía y el resto de Ucrania?
-Hay un escenario de baja probabilidad de una Transnistria. Pero yo no lo creo: el terrritorio de la RPD y la RPL es mucho mayor, millones de personas ya están atrapadas en esta guerra. Por ahora Rusia todavía puede convencer a los líderes de las milicias para que se comprometan a una tregua temporal. Pero es exactamente eso: temporal. Nadie habla ya del regreso de Novorosía a Ucrania. La gente del sudeste no quiere ser ucraniana.
– ¿Así, si nuestro país ha terminado aislado globalmente debido a la reunificación con Crimea, no deberíamos ir a por todas en el sudeste? ¿Cuánta hipocresía puede haber?
– Creo que es demasiado pronto para ir a por todas todavía. Subestimamos el grado de conciencia de nuestro presidente, quien sabe que hay ciertos procesos en Europa que no son claramente visibles para observadores desde fuera. Estos procesos dan esperanzas de que podremos proteger nuestros intereses usando diferentes métodos y medios.

–En el flujo de información asociado con Ucrania olvidamos el explosivo crecimiento del extremismo religioso en Asia Central… 
– Esta es una tendencia extremadamente peligrosa para nuestro país. La situación en Tadyikistán es muy difícil. La situación en Kirguizistán es inestable. Pero Turkmenistán puede convertirse en el lugar del primer golpe, justo como escribió “AN” -la revista que le entrevista-. De alguna manera lo hemos olvidado un poco, porque Ashkhabad se mantiene de alguna manera solo. Pero esta “casa” puede caer la primera. ¿Tendrán la fuerza suficiente para repeler? O intervendremos en un país que se encuentra a mucha distancia de nosotros? Así que esta tendencia es difícil.
Y no solo debido a los militantes del “Estado islámico” que se infiltran en la región. Según los últimos datos, los EEUU y la OTAN no van a abandonar Afganistán y van a mantener sus bases allí. Desde el punto de vista militar, cinco o diez mil soldados que sigan allí se pueden desplegar en 50-100 grupos en un mes.
Esta es una parte del plan global para rodear y presionar a Rusia, puesto en marcha por los EEUU con el objetivo de deponer al presidente Vladimir Putin y romper el país. Un lego puede, por supuesto no creer esto, pero la gente con acceso a un gran volumen de información lo saben muy bien.

–¿Por qué fronteras iría la división?
– Primero planean simplemente cortar lo que sea “fácil”. No importa lo que caiga: Kaliningrado, el Caúcaso Norte o el Extremo Oriente. Esto servirá como detonador del proceso que pueda intensificar. Esto no es una propaganda fantasma: es una idea real. Tal presión desde el oeste (Ucrania) y el sur (Asia Cental) solo crecerá. Están intentando colarse a través de las puertas occidentales, pero probablemente también probarán las del sur.

–¿Cuál es la zona más estratégica para nosotros? 
– La zona sur es muy peligrosa. Pero por ahora los estados tapón, las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central todavía funcionan. Y en el oeste la guerra está ya en la frontera. De hecho, en nuestro territorio.
Actuamente, no se trata allí de un baño de sangre de ucranianos y rusos, sino más bien una guerra de sistemas globales. Algunos piensan que son “Europa”, otros, que son Rusia. Porque nuestro país no es solo un territorio. Es una civilización separada, enorme, que tiene su propio punto de vista sobre el orden global del mundo entero. En primer lugar, por supuesto, esto es el Imperio Ruso como un ejemplo de civilización ortodoxa del este. Los bolcheviques la destruyeron pero pusieron una nueva idea civilizatoria. Una tercera está ahora muy cerca. Y la veremos en 5-6 años.”
El resto de la entrevista, también en Colonel Cassad, la versión inglesa: http://cassad-eng.livejournal.com/153079.html 
Anuncios

Acerca de Carlos Valmaseda

Trabajo como bibliotecario en el Instituto Cervantes. Tras vivir en Moscú y Manila actualmente resido en Nueva Delhi.
Esta entrada fue publicada en Política, Ucrania. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s