Planeta Titanic

[Escrito en 2014 a raíz de un debate entre varios compañeros]

Los peakoileros medio en serio medio en broma suelen referirse a las etapas de duelo de Klüber-Ross para mostrar cómo reaccionamos todos cuando llegamos a ser realmente conscientes de los retos que nos plantean las crisis ecológica y energética: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Quién más quién menos, muchos transitamos por esas fases. Y también existe, por cierto, un término para referirse a las discusiones en las que no se tienen en cuenta estos aspectos ecológicos o energéticos para las propuestas de futuro. Se le llama “ponerse a ordenar las sillas de la cubierta del Titanic”. Pero yo no estoy de acuerdo con que eso sea nuestro caso, el de los mensajes de esta lista.

No dejo de ser un advenedizo en estos temas. Hace muy poco tiempo que me he dedicado con más atención, así que lo que sigue no dejan de ser generalidades. Probablemente no muy bien fundamentadas. Empezaré con una visión “de máximos”, las perspectivas más catastróficas y acabaré con las más banales, en contra de lo recomendable para conseguir la atención de los lectores. Y para rematar el suspense os diré que en resumidas cuentas estoy de acuerdo con la opinión de Alfredico, por si no queréis seguir leyendo.

Acabar con el planeta
Todos sabemos que dentro de unos miles de millones de años el Sol se convertirá en una supernova que acabará con el Sistema Solar. Naturalmente, mucho antes de esto nosotros ya no estaremos aquí. Como leía recientemente en The sixth extinction de Elizabeth Kolbert: “(…) dentro de un millón de años, todo lo que consideramos las grandes obras del hombre -las esculturas y las bibliotecas, los monumentos y los museos, las ciudades y las fábricas- estarán comprimidas en una capa de sedimento no mucho más gruesa que un papel de fumar”. ¿Acabar nosotros con el planeta? Me parece un poco arrogante.
Hace un par de años se presentó una petición a la Casa Blanca para que se construyese la Estrella de la Muerte -ahora circula otra curiosa por ahí para que Alaska vuelva a unirse a Rusia, y lleva unos cuantos miles de firmantes-. La administración de Obama respondió que no era partidaria de “volar planetas” y además tenía un serio error de diseño que hacía que una sola nave pudiese acabar con ella. Eliminada la posibilidad de esta fabulosa arma, no veo muchas más opciones. Tengo entendido que aunque empleásemos a posta todo el arsenal nuclear no conseguiríamos destruir la Tierra, probablemente ni siquiera acabar con la vida en ella, que es mi siguiente punto.

Acabar con la vida
Imagino que ya sabéis que han habido cinco grandes extinciones en la historia de la vida en nuestro planeta. Antes de “las cinco grandes”, hace 2.400 millones de años se produjo la conocida como Gran Oxidación, cuando un grupo de bacterias, en concreto las cianobacterias, empezaron a realizar la fotosíntesis oxigénica envenenando el medio ambiente al producir cantidades masivas de ese gas que tanto nos gusta respirar, el oxígeno, pero letal para las especies anaeróbicas que dominaban nuestro planeta. Como bien sabemos, y a pesar de lo que puedan opinar dichas bacterias, eso no supuso la desaparición de la vida, bien al contrario.

Estos últimos días se han publicado noticias sobre la posible explicación de la mayor extinción que nunca se ha producido, la del Pérmico-Triásico también conocida como La Gran Mortandad. En este evento de hace unos 250 millones de años desaparecieron el 95% de las especies marinas y el 70% de las especies de vertebrados terrestres. Siempre ha habido disputas sobre su origen y, como os decía, se apunta a un nuevo “culpable”: la aparición de microbios productores de metano. La vida siguió imperturbable.

¿Pueden entrar los humanos en este ranking de especies super-killers? Diversos estudios parecen apuntar a que hemos entrado en la sexta gran extinción y esta es de origen antropogénico. La lista de factores es larga: la destrucción de los ecosistemas, la sobreexplotación de los recursos, la difusión de los microbios y los virus, las introducciones imprudentes o accidentales de especies en un nuevo ambiente, el calentamiento global… Más tarde volveré sobre este último punto. En cualquier caso, y en vista de lo sucedido en anteriores ocasiones, no parece que ni aún así se consiga eliminar completamente la vida en nuestro planeta.

Acabar con los humanos
Esta bien, la vida no, ¿pero podemos acabar al menos con los humanos? Pues tampoco parece tan fácil

Así, no parece que a corto plazo vayamos a extinguirnos. Ahora bien, ¿no habremos creado un mundo para nuestros hijos y nietos en el que quizá se arrepientan de que no sea así?

Aquí entramos en un campo en el que es difícil hablar con absoluta certeza. Hay cosas que ya sabemos seguro que van a pasar, por pura inercia, mientras en otras el panorama no está tan claro porque depende en parte de lo que hagamos y en parte de las interacciones y bucles de retroalimentación de diversos elementos. No sé si conocéis la jerga del IPCC en sus informes. Ellos para comunicar los resultados hablan siempre del grado de certeza y acuerdo sobre las pruebas; la confianza en su validez o su probabilidad, que suelen expresar así: “virtualmente cierto”: 99-100% de probabilidad; “extremadamente probable”: 95-100% de probabilidad; “muy probable”, 90-100%, “probable” 66-100%, “más probable que no”, >50-100%, etc. Este es el ámbito en el que nos movemos en estos temas, siempre en un rango de posibilidades.Hecha esta salvedad, ¿qué nos dice la ciencia sobre el estado del planeta?

Límites planetarios
En 2009 un destacado grupo de científicos encabezado por Johan Rockström publicó un artículo en Ecology and Society identificando y cuantificando nueve límites planetarios que no debían ser sobrepasados, siendo el cambio climático uno más entre ellos. Además de este se incluían la acidificación de los océanos, el agotamiento del ozono estratosférico, la interferencia en los ciclos del fósforo y el nitrógeno, la tasa de pérdida de la biodiversidad, el uso del agua dulce, el cambio en el uso de la tierra, la carga de aerosoles en la atmósfera y la contaminación química. Se suelen presentar en forma de disco señalando en rojo los que ya se han sobrepasado y en verde la “zona de seguridad” -para más información, en esta página del Stockholm Resilience Center-. Este es el disco resultante:
http://www.stockholmresilience.org/images/18.587b3d0a1325af354a580001346/1381790876077/planetary-boundaries-credit-Azote+copy.jpg
A mí me gusta completar este gráfico con otro que presentó en el último informe de The Worldwatch Institute una investigadora de Oxfam, Kate Raworth -el artículo en español lo podéis encontrar en La situación del mundo 2013: ¿es aún posible lograr la sostenibilidad?, p. 63-76. En lugar de un disco ella presenta los datos en una especie de dónut puesto que al techo de los límites planetarios ella le une un “suelo” de necesidades humanas. Nuestro objetivo debería ser intentar vivir dentro del dónut:
.

Doughnut Economics

Cambio climático
Sin duda de todos los límites que aparecen en el artículo de Rockstöm et al. el que tiene más repercusión pública y política es el del cambio climático. Uno de sus frutos es la creación de Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el IPCC, que ya ha salido a colación en este pequeño debate. Quizá sepáis que está constituido por tres grupos de trabajo, el I sobre los aspectos físicos, el II sobre vulnerabilidad, impactos del cambio climático y adaptabilidad y el III sobre mitigación. Estos días sale a menudo en prensa porque se ha publicado la parte correspondiente al grupo II del 5 Assessment Report. Creo que vale la pena echarle un vistazo aunque no sea más que al Summary for Policymakers. Ya sabéis que como dice Ferran P. Vilar entre otros muchos, el IPCC es siempre muy conservador porque es el mínimo común denominador, no solo entre los científicos sino también entre los políticos de todos los países. Sería muy largo entrar ahora a discutir sus modelos predictivos y no quiero extenderme mucho más porque tampoco controlo demasiado. ¿Cómo podemos resumir la situación? Me limito a pegar el primer recuadro destacado del último informe del Grupo I, el que analiza los datos físicos:
“El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y desde los años 50 muchos de los cambios observados no tienen precedentes en décadas o hasta en milenios. La atmósfera y los océanos se han calentado, las cantidades de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado”. (http://www.climatechange2013.org/images/report/WG1AR5_SPM_FINAL.pdf)
Tampoco hay muchas dudas de que la causa principal de este calentamiento es la quema de combustibles fósiles. Todo el mundo es consciente de ello y todo el mundo ha aceptado que el límite máximo de seguridad hasta finales de siglo son 2ºC de aumento. También sabemos todos que ya no hay posibilidad de mantenernos dentro de estos límites porque las acciones que se han impulsado para la mitigación han sido un completo fracaso. Las emisiones no solo no han disminuido sino que su ritmo ha aumentado. El futuro es incierto y cunde una cierta desesperación entre los más conscientes del problema. Hace unos meses me tentó -y al final no pude- traducir uno de los últimos artículos del especialista en cambio climático más famoso, James Hansen (junto a otros muchos autores) publicado en PLOS ONE: Assessing “Dangerous Climate Change”: Required Reduction of Carbon Emissions to Protect Young People, Future Generations and Nature. Hansen ha iniciado una especie de cruzada personal para conseguir que dejemos de consumir combustibles fósiles. ¿Su propuesta de fuente energética alternativa? Nucleares a tope…
Ya que ha salido la cuestión del Ártico y del aumento del nivel del mar “en muchos metros” a partir del artículo publicado en Rebelión, me remito a lo que dicen Hansen et al. en su artículo:
“Expected human-caused sea level rise is controversial in part because predictions focus on sea level at a specific time, 2100. Sea level on a given date is inherently difficult to predict, as it depends on how rapidly non-linear ice sheet disintegration begins. Focus on a single date also encourages people to take the estimated result as an indication of what humanity faces, thus failing to emphasize that the likely rate of sea level rise immediately after 2100 will be much larger than within the 21st century, especially if CO2 emissions continue to increase.

Recent estimates of sea level rise by 2100 have been of the order of 1 m [95][96], which is higher than earlier assessments [26], but these estimates still in part assume linear relations between warming and sea level rise. It has been argued [97][98] that continued business-as-usual CO2 emissions are likely to spur a nonlinear response with multi-meter sea level rise this century. Greenland and Antarctica have been losing mass at rapidly increasing rates during the period of accurate satellite data [23]; the data are suggestive of exponential increase, but the records are too short to be conclusive. The area on Greenland with summer melt has increased markedly, with 97% of Greenland experiencing melt in 2012 [99].

The important point is that the uncertainty is not about whether continued rapid CO2 emissions would cause large sea level rise, submerging global coastlines – it is about how soon the large changes would begin.”

Veo que me pongo a escribir y me alargo muchísimo y deslavazado. Aún quería hablar de otro elemento clave de la ecuación, la crisis energética, antes de plantear posibles actuaciones de respuesta, pero se me está haciendo tarde. Intentaré seguir mañana…

Anuncios

Acerca de Carlos Valmaseda

Trabajo como bibliotecario en el Instituto Cervantes. Tras vivir en Moscú y Manila actualmente resido en Nueva Delhi.
Esta entrada fue publicada en Cambio climático, Decrecimiento, Ecología, Energía, Política, Resiliencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s